Test de asturianía

Turista de Madrid

 

ANTONIO JOSÉ

Paseando por el casco antiguo de Oviedo junto a su esposa y unos amigos, así encontramos a Antonio José, y ahí mismo le hicimos el test de asturianía ante las risas de sus amigos.

-¿Qué es más prestosu: un culín de sidra o un puñáu de ablanes verdes?

-El culín de sidra es mejor. Lo otro no suena bien. A mí lo que sea verde como que no, que eso suena a verdura.

-¿Tendría miedo de espicharla en una espicha?

-No. Pero tampoco sé lo que es.

-¿Qué pensaría si le dicen que está como un paxu de figos?

-Que estoy muy bueno. ¿Es eso? Los figos son higos y están buenos.

-Si le invitan a unas marañuelas, ¿aceptaría?

-Mejor alubias, que eso no sé lo que es. Es lo mismo. ¿No?

-¿Iría usted a tomar el sol a Gulpiyuri?

-Sí. Si que la conozco, es una playa muy bonita.

-¿«Tini» es un dibujo animado?

-Sí, puede ser.

-¿Se podría una montera picona para ir al Sella?

-No, no, a mí lo de la montera no me va. Eso es lo de los toros. ¿No?

-¿Es usted de los de orbayu, o de los de sol asgaya?

-El orbayu, que el sol me sienta muy mal.

-¿Qué significa que te pasaron les lecheres?

-Que te has levantado tarde. Es eso, ¿no?

-Si yo le digo da-y zapatu, ¿usted que hace?

-Pongo cara rara. No sé. Te doy un beso.

 

Anuncios

Premio Príncipe de Asturias de Comunicación

Google se lleva el premio Príncipe de Asturias de Comunicación

PATRICIA DEL GALLO

OVIEDO.- El jurado del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades ha decidido otorgar el galardón a Google, considerado el mejor buscador de la historia de internet. A pesar de que era uno de los máximos favoritos, ayer algunos miembros del jurado mostraron su predilección por el periodista Manuel Leguineche. En la pasada edición, el premio de Comunicación y Humanidades fue otorgado a las revistas ‘Science y Nature’.

En su fallo, el jurado justifica la decisión de conceder el galardón a Google “por poner de forma instantánea y selectiva al alcance de millones de personas el canal de internet y por favorecer el acceso generalizado al conocimiento”. El jurado ha destacado también su “contribución decisiva al progreso de los pueblos, por encima de fronteras ideológicas, económicas, lingüísticas o raciales” para elegir al premiado, tras siete votaciones.

La candidatura de Google fue propuesta por José Luis Pardos, embajador de España y miembro del jurado. Tiene además el apoyo de Al Gore, premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007, y Vinton G. Cerf (Investigación Científica y Técnida 2001).

Google es para millones de personas sinónimo de internet. Es el gigante de la Red, el todopoderoso buscador, la compañía de servicios que agrega información, vídeos, blogs, mapas, es definitiva, el camino de la información de la Red. Fundada el 27 de septiembre de 1998 por Larry Page y Sergey Brin, se alza con el Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades. Resumir qué es Google, la marca más valiosa del planeta, no es fácil.

Además del buscador Google y Magnum Photos, que era otro de los máximos favoritos y ya había sido finalista en las dos ediciones anteriores, entre los 24 nominados figuraban las candidaturas de la enciclopedia digital Wikipedia y el divulgador científico David Attenborough además del corresponsal jefe de Internacional de CNN Christiane Amanpour, el periodista Bob Woodward y Daniel Cohn-Bendit.

Sin embargo, durante la jornada de ayer, varios miembros del jurado se posicionaron públicamente a favor de que el galardón recayera en Leguineche. El presidente de Onda Cero, Javier González Ferrari, y miembro del jurado, afirmó que “ya va siendo hora de que un español tenga el Premio Príncipe de Asturias”, y argumentaba que Manuel Leguineche “es el reportero por excelencia”.

Ferrari, además, afirmó que si el galardón se le concedía al buscador de internet, el premio debería cambiar de nombre y llamarse: ‘Comunicación, Humanidades y Máquina Herramienta’. “Eso es lo que es ‘Google’, una máquina herramienta”, apuntilló.

Para otros miembros del jurado como Alex Grijelmo, el Premio debía tener en cuenta “los valores de las instituciones o de las personas, el alma”, y precisó que “hay instituciones que tienen más alma que otras”.

El jurado está presidido por el ex comisario de la Expo 92, Manuel Olivencia, y lo integran el presidente de Onda Cero, Javier González Ferrari; la editora del diario ABC, Catalina Luca de Tena; el vicepresidente de Vocento, Enrique Ybarra; los periodistas Jesús de la Serna, José Luis Gutiérrez, Miguel Ángel Liso y Rosa Montero.

También forman parte del mismo el presidente de la Agencia Efe, Álex Grijelmo; el escritor Manuel Lombardero; los editores Hans Meinke y Beatriz de Moura; el sacerdote Javier Gómez Cuesta; el presidente de Telecinco, Alejandro Echevarría, y la consejera de Administraciones Públicas y portavoz del Gobierno asturiano, Ana Rosa Migoya, entre otros.

En las últimas ediciones resultaron premiados Ryszard Kapuscinski y Gustavo Gutiérrez Merino, Hans Magnus Enzensberger, George Steiner, Umberto Eco, el Instituto Caro y Cuervo de Colombia, el periodista Jean Daniel, los grandes centros culturales europeos, la National Geographic Society y las revistas científicas ‘Science’ y ‘Nature’, que lo obtuvieron de manera conjunta en 2007.

El galardón, dotado con 50.000 euros y la reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró, es el cuarto que se falla este año tras los de Cooperación Internacional, que fue para cuatro organizaciones que lideran la lucha contra la malaria en África, y Artes, que recayó en el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela.

 

Tecnología para los niños

Juguetes, guarderías y parques infantiles incorporan la tecnología

Hybrid Playground, de Clara Boj y Diego Díaz, combina conexiones Wi Fi y actividades al aire libre para niños – Las muñecas y peluches con ‘chips’ son ya habituales en la industria alicantina juguetera

 

 

R. BOSCO / S. CALDANA 22/05/2008

Hay una edad, alrededor de los 8 o 10 años, en que el niño tiene que tomar su primera decisión difícil. Tiene el corazón partido entre la consola de videojuego y los columpios de su más tierna infancia. ¿Por qué no juntarlos en un nuevo juego que combine las potencialidades y el lenguaje de la tecnología con la actividad al aire libre y el movimiento físico?

Decirlo es fácil, pero la realización de Hybrid Playground requirió a los valencianos Clara Boj y Diego Díaz casi tres años de trabajo. El resultado se estrenó la semana pasada con la complicidad de los alumnos de tercero de primaria del colegio San Eugenio y San Isidro de Madrid. El jardín del párroco Sánchez Cámara, del distrito de Arganzuela, quedó convertido en un parque híbrido con la colaboración del centro de arte Intermediae Matadero.

El proyecto propone convertir los parques infantiles urbanos en escenarios para el juego interactivo, mediante un sistema de sensores, que se aplican temporalmente a columpios, balancines y toboganes, convirtiéndolos en interfaces audiovisuales. Todos los aparatos son inalámbricos, así que no hay peligro de que los niños tropiecen con cables; funcionan con baterías y se incorporan a los elementos del parque sin alterar su funcionamiento y diseño tradicional.

Todos los jugadores, que participan en grupos de cinco, llevan un brazalete: cuatro están equipados con tarjeta RSID y uno lleva también una agenda electrónica modificada, donde discurre el videojuego y a través de la cual reciben instrucciones.

“Mediante estos brazaletes los niños activan los sensores, de modo que la aventura en la pantalla se desarrolla en función del uso que hacen de los juegos del parque. El objetivo es impulsar el desarrollo de experiencias lúdicas físico-digitales, que potencien las relaciones colaborativas entre los usuarios”, explican los promotores de este ciberparque.

En la pantalla se desarrolla una sencilla aventura gráfica, concebida como una metáfora del espacio público, que ha sido realizada expresamente para este proyecto por Boj y Díaz, con la colaboración de Martín Nadal.

Los equipos se enfrentan al reto de recoger las fichas suficientes para cubrir, como si fuera un puzzle, un gran agujero negro abierto en la ciudad. Para lograrlo deben superar pruebas, que mezclan la pericia física con la digital. Así, cuando cabalgan en los caballitos del parque su avatar se mueve por un laberinto en busca de fichas y su ritmo al columpiarse afecta el ritmo del juego en pantalla.”Los talleres con los niños sirven como pruebas del sistema, para ayudarnos a detectar los fallos técnicos y también a comprobar los niveles de jugabilidad del proyecto. Escuchamos las sugerencias de los pequeños, observamos cómo jugaban e incorporamos las mejoras, que se irán testando en el siguiente encuentro. De este modo el juego ha ido mejorando técnica y estratégicamente”, aseguran Boj y Díaz.

La satisfacción de los críos y su relación intuitiva con las interfaces no deja duda sobre el éxito de este juego urbano, que permite desarrollar estrategias lúdicas similares a las de los videojuegos y fomenta la colaboración y el espíritu de equipo. Al trasladar la experiencia del videojuego al espacio público, los niños pueden beneficiarse del aire libre, el ejercicio físico y el contacto humano, sin prescindir de sus consolas.

Boj y Díaz trabajan juntos desde 2000, investigando la relación entre el mundo físico y el virtual, y las transformaciones del espacio público por medio de las nuevas tecnologías, en obras que intentan “generar lazos de continuidad entre los viejos y los nuevos mecanismos de relación social y espacios de comunicación”.

 

Asturias y su patrimonio bibliográfico

 

Asturias pondrá a disposición del mundo todo su patrimonio bibliográfico

24.04.08 – P. MERAYO

El presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, anunció ayer, al inaugurar oficialmente la exposición sobre Ángel González, (‘Lúcido Ángel’) que el Principado pondrá a disposición del mundo, a través de la red de redes («a la que ya accede el 54% de la población»), todo su patrimonio bibliográfico.

El primer paso será la digitalización de 66.000 páginas de 600 de libros y prensa histórica de los siglos XVIII y XIX . «Esta será nuestra contribución al proyecto que pretende crear una biblioteca digital europea», dijo el presidente que se felicitó por los datos recientes aportados por la Federación de Gremio de Editores de España y adelantados el domingo por EL COMERCIO, que sitúan a Asturias como la cuarta comunidad autónoma con mejores índices de lectura y, además, la que más ha crecido en los últimos años, alcanzando ahora el 58’4% de la población.

Es decir, «más de la mitad de los asturianos son lectores», como remarcó Areces, quien también destacó los tres millones de usuarios de bibliotecas registrados en 2007 y el millón de libros prestados durante ese año (un tercio a niños), así como el incremento de centros bibliotecarios y de todos sus fondos, que alcanzan ahora, dijo, los 2.296.786 documentos, de los que más de dos millones son libros.

Los legados

El jefe del Ejecutivo autónomo aprovechó también el acto institucional del Día del Libro para agradecer públicamente la generosidad, compromiso y afecto de la familia Clarín, por la oferta de su legado a la mirada pública y recordó que «un equipo está trabajando para que sus fondos bibliográficos se conserven en Asturias y estén a disposición de investigadores y usuarios».

Dicho lo cual el principal mandatario asturiano recordó también el legado Monterroso, recientemente donado a la Universidad de Oviedo, y que le dio pie para asegurar que «Asturias es una comunidad abierta a la ciencia y a la cultura y por ello despierta el afecto de escritores como Augusto Monterroso», dijo. En Asturias, además, añadió Areces, «se fomenta el reconocimiento a escritores, libreros, editores, bibliotecarios y educadores que estimulan la lectura con su dedicación profesional», algo que ha permitido, dijo, que los niveles de lectura crezcan como lo han hecho.

 

 

Clubs de lectura

La explosión de los clubs de lectura

La Vanguardia 20/04/2008

Las reuniones donde se comentan libros se han multiplicado exponencialmente en Catalunya en los últimos diez años

Prisiones, grupos de estudiantes, señoras de la alta sociedad, usuarios de bibliotecas, ingenieros de caminos, escuelas idiomas, peñas futbolísticas, de amigos, institutos, centros culturales, librerías, casals d’avis, museos, espacios internáuticos, teterías, sindicatos, gimnasios… Todos tienen algo en común: en los últimos diez años, han montado un club de lectura, es decir, se han organizado en grupos de 10 a 30 personas para leerse todos un mismo libro y, después, reunirse y comentarlo. La cosa ha cobrado tintes de fenómeno porque, aunque gran parte de estos clubs no están censados, los que sí lo están – los dependientes de las bibliotecas públicas- se han multiplicado exponencialmente. Hace diez años había un solo club en Barcelona; hoy, 75. A escala catalana, hay unos 300, cuando hace diez años no pasaban de veinte. Explica Gemma Domingo, coordinadora de los clubs de Barcelona: “Creamos la oferta y nos sorprendió la masiva respuesta”. Miles de catalanes han decidido convertir la experiencia individual de leer en un acto social y colectivo.

 

Un aire anglosajón. Aunque España cuenta con una tradición que nos remonta, por ejemplo, al madrileño café Gijón del siglo XIX o a las célebres penyes que reinaron en la Barcelona de principios del siglo XX (como la del Ateneu), lo cierto es que, como apunta Juanjo Arranz, jefe de servicios de Biblioteques de Barcelona, “la codificación actual del club de lectura es anglosajona: allí fueron creados por las editoriales inglesas y norteamericanas, para aumentar las ventas de sus títulos”. La experiencia catalana actual se ha basado también en casos pioneros, como los de Guadalajara (empezó hace 25 años) o Salamanca, así como en la empresa británica Opening the Book, que lleva los clubs de lectura a espacios como bodegas, parques, restaurantes o castillos, con material, actividades e incluso mobiliario creados a propósito. Algo parecido ha hecho el club Fòrum, del Col · legi d´Enginyers, que ha comentado La bodega de Noah Gordon “en una cena con cata de los vinos que aparecen en la obra”, según explica Teresa Aurín.Contra la rutina. Anne Downes, de Opening the Book, nos resume la filosofía de los clubs: “De niños, nuestras lecturas son dirigidas por los mayores, padres y profesores que nos dicen qué leer, pero al convertirnos en adultos, vamos a nuestro aire y descubrimos cosas en solitario. El resultado es que caemos en hábitos de lectura y dejamos de explorar la variedad. Algunos se dicen a sí mismos que ciertos libros son demasiado difíciles, o muy cortos, o malos, o muy serios… Cada lector tiene sus esnobismos. Eso son barreras, y los clubs sirven para hacernos encontrar un libro que no sabíamos que queríamos”.

Los espontáneos. Los clubs espontáneos, formados por amigos, son flexibles en las normas. Marc Lorenzo, abogado de 27 años, se reúne el primer viernes de cada mes en un restaurante con compañeros de su promoción para comentar una novela. “Lo hacemos comiendo, sí, y lo peor son las discusiones para decidir el título siguiente”. Igual que en varios clubs oficiales, también hacen “otras actividades, como ir al cine o a una exposición, sobre todo si tiene que ver con el libro”.

Un ejemplo. El pasado jueves, en la biblioteca del Guinardó se comentaba la novela Cumbres borrascosas, de Emily Brontë. Lola reconocía que “está bien escrita, pero resulta claustrofóbica” y añadía que “estos amores son de psiquiatra”. Rosa destacaba “la capacidad de la autora para describirnos todo tipo de sentimientos, y el fuerte simbolismo de los escenarios”. Charo cree que “no da mucho valor a sus personajes femeninos, en contra de lo que hace Virginia Woolf, cuyas mujeres evolucionan, mientras que aquí son sumisas”.

Más mujeres. Gemma Domingo y Maria dels Àngels Solà, de la biblioteca pública de Lleida, nos trazan el retrato robot de los asistentes: “Mujeres de mediana edad, de entre 45 y 60 años, y de nivel cultural medio”, con excepciones curiosas de mayoría masculina en clubs especializados como el del cómic. En los casos en que se ha invitado al autor del libro, “este suele quedarse sorprendido por el alto conocimiento de su obra, porque están acostumbrados a tratar con público que todavía no los ha leído”.

Mal de amor. El miércoles pasado, en una sala de la biblioteca Francesca Bonnemaison de Barcelona, un grupo de mujeres hablaban sobre Tristany i Isolda.El argumento de la obra hizo que la charla derivara hacia las relaciones entre hombres y mujeres. Maite, de Ávila, bromeaba: “Si existiera eso del filtro de amor, sería la pera: ´Me tomo el bebedizo y así no me divorcio´”. La escocesa Pamela explica: “Básicamente nos lo pasamos muy bien, nos reímos juntas, y es una manera de hablar catalán”.

Bocadillo y libro. Entre las instituciones y empresas con clubs del libro se cuentan desde cárceles, como el Centre Penitenciari de Ponent, hasta centros extranjeros como el British Council, pasando por espacios de arte como los de Caja Madrid o el CCCB, librerías como la FNAC, Negra y Criminal, Casa del Llibre o Pròleg, o incluso la empresa metalúrgica Simo de Montblanc, que celebra su club aprovechando la hora del descanso.

 

40º Aniversario de la cueva de Tito Bustillo

Tito Bustillo mostrará el panel de los caballos y el camarín de las vulvas una vez a la semana

 

15/04/2008 La Nueva España

El Principado ha decidido ampliar las visitas a la cueva de Tito Bustillo en pleno aniversario de su descubrimiento. La gruta podrá visitarse una vez a la semana durante dos horas y los seis visitantes establecidos por cupo tendrán acceso al camarín de las vulvas y al panel de los caballos. Así se anunció ayer, durante los actos de conmemoración del 40.º aniversario del descubrimiento. Las autoridades contaron con guías de lujo: los descubridores de las pinturas. En Ribadesella también se ha abierto una exposición con material de la época y con una maqueta que recrea el hallazgo de la gruta.

Ribadesella,
Daniel BÁRBARALa cueva de Tito Bustillo, uno de los santuarios del arte rupestre mundial y de cuyo descubrimiento se cumplen ahora cuarenta años, estrenará el próximo sábado un nuevo régimen de visitas. Así lo anunció ayer el director de Patrimonio, Adolfo Rodríguez Asensio, durante los actos del aniversario en Ribadesella. «Se trata de una visita semanal más completa, posiblemente los sábados, compuesta por seis personas y con una duración aproximada de dos horas», explicó.

Seis miembros de la familia de Tito Bustillo, fallecido y uno de los diez jovencísimos descubridores de las pinturas, serán los encargados de inaugurar la nueva modalidad de visitas, más completa y menos restrictiva. Los afortunados que penetren en las entrañas de la gruta recorrerán sus lugares más recónditos. Cavidades en las que lucen los dibujos más espectaculares y más protegidos de la cueva, tales como el panel de los caballos o el camarín de las vulvas, que actualmente están restringidos al público. Rodríguez Asensio añadió, además, que las obras del Centro de Arte Rupestre comenzarán de inmediato y el equipamiento abrirá sus puertas en 2010.

La segunda jornada de conmemorativa del 40.º aniversario del descubrimiento de Tito Bustillo se inició ayer, a las diez de la mañana, con una visita a la gruta. Siete de los espeleólogos del grupo de montaña Torreblanca que hallaron las pinturas rupestres hicieron de guías de lujo para las autoridades, entre las que se encontraba el delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín; el director general de Patrimonio, y miembros de la Corporación local, entre otras autoridades del ámbito regional.

Los primeros ojos sobre Tito Bustillo -Jesús Fernández Malvárez, Adolfo Inda, Elías Ramos, Eloísa Fernández Bustillo, Pía Posada, Amparo Izquierdo, y Ruperto Álvarez- vivieron ayer uno de los momentos más emotivos cuando, tras plasmar su firma en el libro de honor del Ayuntamiento de Ribadesella, el alcalde del municipio, Ramón Canal, solicitó «el más fuerte de los aplausos» para los dos componentes de aquel descubrimiento, que, dijo, «desgraciadamente hoy (por ayer) ya no están con nosotros».

Todos y cada uno de los asistentes al acto se pusieron en pie, al mismo tiempo que brindaron un largo, caluroso y sonoro aplauso en honor de los dos descubridores fallecidos. El recuerdo de Celestino Fernández Bustillo (Tito Bustillo) y Fernando López Marcos (jefe de maquetación de LA NUEVA ESPAÑA), se vio reflejado en los ojos de los descubridores, inundados por lágrimas cargadas de emoción.

Más tarde, se inauguró una exposición sobre el descubrimiento de los dibujos. Mientras los descubridores disfrutaban de la muestra, los asistentes indagaban sobre cómo se produjo uno de los acontecimientos más importantes en Asturias.

 

 

En busca de nuestra historia

Hallados restos de animales paleolíticos en una cueva de Castrillón

 

Un equipo de arqueólogos y paleontólogos ha hallado restos de rinocerontes, hienas, bisontes y caballos pertenecientes en la denominada Cueva del hueso de Pillarno

 

Un equipo de arqueólogos y paleontólogos ha hallado restos de rinocerontes, hienas, bisontes y caballos pertenecientes posiblemente al Paleolítico Superior (de más de 20.000 años de antigüedad) en la denominada “Cueva del hueso”, situada en la localidad castrillonense de Pillarno (Asturias)El equipo de científicos que ha investigado este yacimiento ha constatado, a la espera de una mejor datación de los restos hallados, que la cueva en cuestión fue un refugio de caza que fue utilizado en el paleolítico superior de modo esporádico. 

Según ha declarado a Efe Iván Muñiz, codirector de la campaña de excavación, los restos son ahora objeto de un análisis científico más riguroso y algunas de las piezas más relevantes serán trasladadas a un laboratorio de Miami para ser sometidas a la prueba del carbono 14 a fin de precisar con mayor exactitud su datación. 

El equipo, que también dirige el arqueólogo Alejandro García Álvarez-Busto, redacta ahora un informe sobre todo lo hallado y una primera posible interpretación científica que será entregado al Ayuntamiento de Castrillón y al Gobierno del Principado para estudiar la posibilidad de una segunda intervención.
La característica de la cueva, de fácil acceso, la ha hecho susceptible de numerosos saqueos en los últimos años, por lo que lo que los responsables de la campaña creen que sería interesante adentrarse más en la caverna en busca de más restos de interés. 

La campaña concluida ahora fue breve, de apenas dos semanas, y posiblemente una segunda intervención permita encontrar “incluso más restos”.
De todos modos, los restos hallados suponen, en si mismos, un material de especial interés desde el punto de vista paleontológico para el estudio de las especies de la prehistoria presentes es ese enclave. Estos restos permitirán un acercamiento científico al ambiente que se vivía en esta época en el valle de Pillarno, cercano a la costa asturiana y donde hubo asentamientos humanos y actividad cinegética. 

Junto a los huesos de animales prehistóricos se hallaron también diversos útiles líticos que están siendo objeto de estudio. EFE